Archivo de la etiqueta: afectos

La libertad causal, afectiva y cognitiva en Spinoza


En esencia, la libertad en Spinoza implica el conocimiento de las causas que determinan los fenómenos y por medio de los cuales somos afectados. Una vez que somos capaces de comprender las causas de lo que sucede, asimismo somos capaces de actuar sobre lo que nos afecta, tanto en el interior de nosotros mismos como por fuera. En tal sentido, nos convertimos en causa adecuada; es decir, que nuestros efectos pueden ser percibidos clara y distintamente.

De lo anterior Spinoza distingue dos estados: uno, obrar, y es cuando somos causa adecuada y, dos, padecer, cuando no somos causa adecuada sino inadecuada. Cuando obramos aumenta nuestro poder de obrar o conatus. Por el contrario, cuando padecemos disminuye nuestro conatus.

Nuestra alma obra ciertas cosas, pero padece ciertas otras; a saber: en cuanto que tiene ideas adecuadas, entonces obra necesariamente ciertas cosas, y en cuanto que tiene ideas inadecuadas, entonces padece ciertas otras (Proposición I, Parte 3).

La felicidad y la libertad consisten, por tanto, en aumentar nuestro poder de obrar. Ahora bien, decimos de la libertad causal cuando nos referimos al poder de obrar en relación a ser nosotros causa adecuada.

La libertad afectiva hace referencia a la capacidad de obrar de tal forma que somos capaces de ser causa adecuada de nuestros afectos. Conociendo los afectos que aumentan o disminuyen nuestro poder de obrar (y que nos llevan a la alegría o a la tristeza), la libertad consiste en elegir aquellos que me llevan a la alegría y evitar aquellos que me llevan a la tristeza.

La libertad cognitiva se refiere al conocimiento claro y distinto de las causas y las interrelaciones que establezco con el mundo. En la medida en que mejor comprendo estas causas, mayor será mi libertad cognitiva.

Estos tres tipos de libertad responden a una única realidad. La libertad cognitiva es vista a través del atributo del pensamiento, mientras que la libertad afectiva es vista desde el atributo del cuerpo. La libertad causal se entiende como la causa a la que responden los dos atributos. Así, decimos que los atributos de cuerpo y alma son paralelos e independientes, pero que a su vez responden a una misma causa.

Si seguimos la metodología propuesta por Spinoza, si comprendemos la libertad por medio de un atributo, la comprenderemos de la misma manera a partir del otro atributo. Esto, en virtud del paralelismo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 2. Filosofía, Filosofía Moderna